La búsqueda de empleo en tiempos de COVID-19

Si partimos de la idea de que buscar trabajo es un trabajo en sí mismo con todo lo que conlleva, y además le sumamos la situación de incertidumbre generada por el dichoso virus, la ecuación se vuelve más compleja de gestionar. Para obtener un resultado satisfactorio en esta búsqueda de empleo, es preciso aprovechar este tiempo para pensar, redefinir nuestros objetivos personales y profesionales y trazar un plan. En esta entrada te proponemos una serie de pasos para lograrlo.

Encuentra tu misión y tu objetivo

Es un momento perfecto para avanzar todo lo posible de cara al momento en el que se empiece a recuperar el mercado laboral. Es posible que durante estos días de cuarentena te hayas parado a pensar si realmente estás haciendo lo que te gustaría, si llevas la vida que soñaste hace algunos años. Probablemente si estás leyendo esta entrada la respuesta sea negativa y estás en plena búsqueda de empleo, por lo que ya tenemos un buen punto para empezar: ¿qué es lo que quiero?

Algunos expertos hablan del concepto Ikigai de la cultura japonesa, es decir, una misión para levantarnos todos los días. Y eso pasa por un repensar en qué eres bueno y qué te gusta hacer. Por lo general, los especialistas recomiendan hacer las preguntas al revés, es decir, partir de nuestra motivación y encontrar nuestras fortalezas. Pensar en qué se nos da especialmente bien, qué hacíamos cuando éramos niños o con qué se nos pasa el tiempo volando pueden darnos algunas pistas.

Otra de las herramientas que puedes utilizar con el objetivo de extraer más información, es realizar un análisis DAFO personal y profesional para descubrir tus debilidades, fortalezas y realizar un estudio sobre amenazas y oportunidades del mercado laboral. Se utiliza de forma habitual en el mundo de la empresa, pero es una excelente herramienta para autoanalizarnos y poner sobre la mesa nuestras bazas. Un consejo: a la hora de realizarlo, contesta con honestidad.

Una vez revisados estos puntos, el próximo punto será definir nuestros objetivos personales/profesionales con la máxima claridad posible. Recuerda que una meta debe ser también alcanzable, definida y medible para que tenga éxito. Aquí tienes un artículo con más información.

Una vez tengamos claros nuestros objetivos, podremos pasar de nivel: el calentamiento y la preparación.

Fórmate para tener éxito en tu búsqueda

Recuperando el ejemplo del DAFO que iniciamos en el punto anterior, otro de los aspectos que puedes avanzar durante este tiempo en tu búsqueda de empleo es el estudio de las competencias más demandadas. Esto es, realizar un breve análisis para conocer cómo está el mercado, y que en este caso podría partir de las supuestas amenazas y oportunidades que habríamos obtenido.

Cada poco tiempo se publican actualizaciones en esta línea. Sólo con buscar en google aparecen varios resultados interesantes. Por ejemplo, puedes empezar por revisar 10 habilidades profesionales para 2020, las profesiones más demandadas para 2020 o 15 profesiones emergentes para 2020 y encuentra una materia en la que quieras profundizar, de acuerdo con los objetivos que te planteaste en un primer momento.

Una vez des con ella, prepárate. Hay multitud de cursos online, tanto gratuitos como de pago que pueden ampliar tus conocimientos en casi cualquier materia. Aquí puedes consultar estos gratuitos de la Fundación estatal para el empleo o estos de las mejores universidades del mundo. En muchos de ellos tendrás que elegir si pagar por el título o simplemente formarte en la materia, podrás escoger cuánto tiempo quieres dedicarle o qué nivel de complejidad buscas. Y por supuesto, siempre puedes mirar algún máster o curso de especialización universitario más avanzado si eso es lo que quieres o necesitas.

Cuida tu perfil profesional en internet

Por último, una vez definidos tus objetivos y puesto en marcha el plan de formación, aprovecha también para poner a punto tu presencia digital.

Enseña lo que sabes hacer, muestra quién eres. Completa tu perfil en las webs de empleo que publiquen las ofertas de tu nicho de mercado como por ejemplo infojobs, aporta contenido de valor en LinkedIn y conversa en los lugares donde pueda moverse el puesto al que aspiras o la empresa de tus sueños. Ah, y no te olvides de mandarnos un email con tu currículum actualizado 🙂

Prepara bien tus intervenciones de forma que siempre puedas compartir información útil para la comunidad y que muestre tu lado más humano y profesional. La web está llena de contenido duplicado que sólo aporta ruido. Además, este contenido te hará más accesible para los headhunter o cazatalentos de los departamentos de selección. Despliega todo tu potencial.

Por último, una recomendación igual de importante para todo el proceso de búsqueda de empleo: calma y sentido común. Y toneladas de paciencia. Encontrar trabajo o cambiar el mismo es un proceso que en ocasiones lleva muchos meses, e incluso años. Pensemos en ello como una carrera de fondo en la que veremos los resultados a largo plazo. La parte positiva es que si lo estamos haciendo bien, siguiendo una estrategia y actuando para alcanzar nuestros objetivos, el premio es un puesto donde seamos felices y nos sintamos realizados.

Confucio decía: «elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”. Bonito propósito para comenzar a trabajarlo, ¿verdad?



Deja un comentario